Gratia Vaticano


Fragmento película
"El tormento y el éxtasis" -1965


Querido amigo

Espero que te encuentres muy bien junto a los tuyos. Hoy te contaré sobre una ciudad en el centro de Roma. Es muy renombrada, pues es también un país; y su  pequeñez no se compara con su gran presencia en el mundo. Desde allí se vela por una religión que ha crecido con la historia occidental viviendo sus mismos aciertos, contradicciones y los muchos errores que son parte de ésta naturaleza humana en permanente desarrollo. Quiero hablarte de lo que observé, un espacio físico que tiene una característica especial, ser símbolo sagrado en cuanto a las formas  de representar la trascendencia y la Fe en la antigua promesa de vida buena de un Dios hecho hombre. Terminaré reflexionando sobre la religiosidad y la iglesia católica sin abandonar mi linea en cuanto experiencia y observación de un país que como todos tiene algo que ofrecer.

Noviembre 2018

El Vaticano, pequeño Estado amurallado como las ciudades sobrevivientes de las épocas duras de la historia europea, esas donde gobernaron las epidemias, la ambición y las guerras. Ciudad que nació como una especie de trato, un rey que donó tierras a un papa que las recibió entrando con ese acto a recibir el status de monarca hasta comienzos del siglo veinte. Eran los códigos de la época, sostener la dimensión material para proyectar una misión espiritual. Siglos de tradición que han dado a la ciudad consulados de presencia internacional, edificios gubernamentales y museos. Puedo decir  ahora con propiedad; "El Vaticano tiene tesoros", pero de esos que se deben proteger y mostrar por su calidad de patrimonio mundial. La historia humana es su gran riqueza, están allí todos los siglos de producción material, una compilación de nuestro transcurrir humano que en el occidente floreció en  la fértil tierra bañada por el Mediterráneo.

Ciudad que es memoria compilada de la cultura occidental, desde su sitio en el centro de un imperio y desde allí su proyección al mundo entero. Iglesia oficial, cumplió lo que se esperaba de un gobierno terrenal. Sobrevivir entre potencias de ambición, intentando proteger sus murallas del olvido y la desaparición.

Los Papas se situaron como símbolos de unidad en la relación identidad-nación durante el nacimiento de los reinos y Estados europeos. Se aliaron con el fin de construir el  político presente tal como lo vemos. Imperios legaron a la religión y ésta con vocación de resguardo construyó camino a una concreta trascendencia. Vaticano hoy son museos, acervo sociocultural- religioso para la revisión de la era cristiana. Me declaro aquí un prejuicioso observador, pues me causaron curiosidad, el amplio y cortés abanico de colores que puede tener el género humano. En rostro y vestimenta reconocí; tibetanos, africanos, musulmanes, chinos e indios.

Salón de escultura grecolatina es una cautivante galería de casi mil metros  y obras por montón. Brillantes los antiguos artesanos que testimonian la magia  de la dedicación. 

Cuatro espacios recorrimos. La plaza San Pedro y su Basílica son su cara visible y postal, también  el museo y los jardines a un costado mirando al interior. De los primeros, una gigante catedral de estatuas papales y algunas de sus reliquias identificadas con sus emblemas pontificios. Pequeños seres somos frente a tan alta construcción.  Templo religioso y  mausoleo de Papas  por un lado, pero también símbolo de un grandioso pensar celestial para los hombres de aquel momento histórico ¿Cómo podríamos pensar el cielo? El resultado es una divina constelación de emociones humanas y expresión de lo mejor que tenemos y podemos entregar. Toda una creación de gran arquitectura, inspirado embellecimiento pictórico, a los que se agregan estatuas y relieves. En el segundo recorrido, deslumbrantes obras a través de una serie de salones y amplias galerías. Los techos decorados con pintura, policromados y finos detalles. En ambos lugares de la ciudad; filas inmensas de expectación para un trayecto casi interminable por una expresión artística majestuosa.

La capilla Sixtina es por si misma catedral de nuestra pequeña condición, en un universo pintado de impresiones que ocupan todos los espacios de su edificación. Observando tuve tal conmoción, que olvidé que existe un vacío que es altura entre entre el piso y la bovéda. Construcción símbolo de numinosa percepción primordial.

La tradición católica y su espiritualidad sin duda es muy rica en actores diversos y como tal  ha logrado mantener encendidas lumbreras de calidez y esperanza en sus más de dos mil años de historia. Para ser justos, a pesar de los fallos cometidos y por los cuales diversos prelados han pedido perdón público, se deben reconocer trayectorias muy fructíferas, en tanto contribuciones a una buena vida humana. Hay testimonios de bienestar de cuerpo y espíritu en lugares donde logró darse cuenta de la necesidad de diálogo en su vinculación evangelizadora. Siguiendo la metáfora de la cruz, la iglesia ha mantenido la verticalidad de su estructura, como dijimos "necesaria para proyectar", pero dándole aún más fuerza a la horizontalidad de aquellos brazos extendidos por un sacrificio sagrado. Esos brazos son signo de amor, servicio y acompañamiento a la gran comunidad de los humildes desde el humano aprendizaje que jamás se da por concluido.

Conozco convicciones que ocupan un lugar, testimoniadas en  su correcto actuar. Se de religiones refugio de normas e individuales emociones.  Ambas compartidas en valores replican mundos de sufrimientos y egoístas convencimientos. Es desafío humano reflexionar la creencia, para que sagrada sea lucha por un camino colectivo, ofrecimiento de amor hacia un armonioso destino. 

Hoy puedo decir, estoy agradecido por la vivencia viajera de haber conocido este Estado en el centro de Roma. También diré, desde mi punto de vista creyente, que aprecié la estructura y base eclesial que nace de ahí, no obstante valoro aún más esos brazos extendidos mostrando aquel gran horizonte de incondicional entrega para que el mundo sea un lugar mejor. Por ello, puedo concluir que Vaticano por si mismo no es espiritualidad, sino más bien contemplación de construcciones y obras que levantaron un país centro religioso mundial.  País- gobierno posiblemente con sus propias dificultades, pero con la gran responsabilidad de preservar y compartir uno de los legados religiosos inconmensurables que tiene la humanidad.  


Salud y buen vivir


                                             Paulo Vill



_

Link para que revises las demás cartas: Portugal, Andorra, Francia, Latinoamérica (con referencias a Guatemala, México, Perú, Paraguay, Uruguay y Argentina) e Italia. Para cumplir con mi rutina de las "cartas viajeras" volveré a escribir después de haber viajado. Si no lo hago, una vez llegado a Chile, escribiré de Cataluña en España y  por último de Chile cuestión que será un verdadero desafío. 

https://laventajadenocontenerse.blogspot.com/search/label/cartas%20viajeras

El triciclo. Una interpretación libre de la fotografía del chileno Alejandro Acuña

Fotografía de Alejandro Acuña. Antropólogo Chileno
Álbum fotográfico de Alejandro Acuña

Al otro lado del río es una frase metafórica, símbolo de una promesa. Incertidumbre para los que se quedan en la superficie; para los que miran el fondo, una intuición de seguridad.  Dos mundos paralelos encontrados por el mismo curso de agua, bendita libertad para las aves que vuelan. Para ambos lados una misión, la provisión de las riveras. Observo mi lugar, cuento los ciclos que han pasado y ya estamos  en el cuarto. El universo se toma de la mano y danza en círculo. El sol, el lucero, las mareas y los vientos. En un infinito segundo, un viejo árbol cayó mientras los animales parieron y los pollos dejaron su cascarón. Mundo originario, a ti nos integramos, es la tierra una lengua y nosotros somos uno con ella. Una majestuosa montaña cedió frente a la persistencia del océano que por siglos no cesó de luchar. Mantuvimos el correcto actuar, trabajamos y agradecimos por lo que no faltó la salud y nuestro alimento. 

 No tengo calma si quieto espero, los ciclos siguen cuando hay desapego.

Ruta de traslado, emocionante cruce de planos; tu y yo, nuestra sensibilidad. El espacio- tiempo en que vivimos nos manda, emprender la travesía de sabernos uno solo. Que las nieblas sean disipadas cuando aparezca tu barca. Recuerdo cuando marchaste, una estela de cometa ha quedado iluminando tu rastro. Tu madre y yo perseveramos como siempre lo hemos hecho, grabado esta en nuestra sangre. Tu espíritu, se hizo parte de mi orilla; el árbol que regaste, los frutos recogidos o el animal al que diste un nombre. El sol, pero más la luna me enseñaron a esperar y ahora estoy aquí con lo mejor que tengo, el sencillo instrumento de mi labor. Hoy es un gusto y anhelo llevarte conmigo a tu hogar. Andaremos a través de los ocho surcos para compartir la madurez que traes a tu fuente primigenia, mujer de tierra que paciente y en silencio se ha preparado para recibirte. Llevarte será mi oportunidad, así como ella lo hizo antes que ambos supiéramos que tuviésemos rostro y calidez.

_

En este Link comparto mi sección "Interpretación libre" dónde amigos han compartido ilustraciones, esculturas y fotografías para la construcción de relatos en este Blog.

https://laventajadenocontenerse.blogspot.com/search?q=interpretaci%C3%B3n+libre

Las reliquias de la ciudad

Parc de Montjuïc frente al Palau Nacional. Museo Nacional de Arte de Cataluña. 

Me encontré con las reliquias de una santa olvidada
modelo de mujer  que por su entorno es venerada.

Hermosa imagen, catedral de sonidos del viento
altar sobreviviente de conflictos y sufrimiento.

La costumbre católica  manda la construcción de templos
sepulcros y objetos especiales, reliquias con sentimientos. 

Los territorios tienen sus líderes llamados santos
ideales para una correcta vida y al Diablo dar espanto.

Hábitos que vienen de los antiguos y medievales
santas significaciones, disminuidas pero aún tradicionales. 

Debo reconocer el arte que en los templos se aprecia 
expresión sociocultural, la religión es humana esencia.

Estandartes y procesiones son  preocupación por lo Divino 
no sería posible sin una comunidad que se hermana con cariño.

Templos se esparcen  como monumentos por la ciudad 
historia y territorio que da sentido a  la pequeña comunidad.

Varias reliquias he visto en ti,  mi bella Barcelona 
varios relatos del pasado, te dan sentido y una memoria.

_

He desarrollado una línea de escritos  sobre espiritualidad originaria, en este caso desde el catolicismo  y su mirada peregrina en la Europa Medieval. Comparto link que puede ser de interés 

Sexto escrito fraterno: Los delfines


Continúo con la serie de entradas llamadas "escritos fraternos" en las que saludaré a los países que han tenido un gran número de visitas en este Blog. Hoy compartiré una revisión especial del poema de Silvina Ocampo  que se llama "Los delfines". Al reflexionar me doy cuenta del latente mundo onírico al que me llevan esos juguetones animales acuáticos. Rescatar este poema es relevar a la Argentina latinoamericana, símbolo diario de una lucha entre dimensiones físico e inmateriales de nuestras sociedades que a pesar de estar inmersas en el sistema neoliberal, logran mantener con  mucho esfuerzo al ser humano como centro y única preocupación. Re leeré sus versos y escribiré prosa junto a ellos. 

Los delfines no juegan en las olas como la gente cree. los delfines se duermen bajando hasta el fondo del mar. ¿Que buscan? No sé. 

El lugar donde habitan los sueños es un gran flujo de agua de corrientes en todas direcciones. Se asemeja a un océano y se extiende hasta  el ultimo confín del mundo conocido. Un punto geográfico casi inalcanzable, una representación de mar que es frío, límites humanos para la exploración de casi todas las convicciones arquetípicas. Inseguridades de aquella hondura pocas veces alcanzada, pero de la que buscamos salir con premura. En lo recóndito, la penumbra dicta sus normas, frente a ello nos preparamos armados para nuestra defensa. Hay más fantasía que realidad cuando buscamos monstruos donde hay remolinos, fuertes corrientes y lava subterránea. Sin embargo, en este escenario tan misterioso aparecen millones y graciosos delfines que atraviesan la azul profundidad y se zambullen para salir airosos configurando una red de extensas constelaciones metafísicas.

Cuando tocan el fin del agua despiertan bruscamente y vuelven a subir porque el mar es muy profundo y cuando suben ¿que buscan? No sé.

Los miedos son recurrentes si sobre el agua me acostumbro a vivir. Recuerdo maremotos rapaces, que tragan casas de un solo golpe tal como si fueran animales furiosos, también bestias y hombres armados. Mucho tiempo me paralizó el recurrente sueño del agua cubriéndolo todo. Visiones hay muchas para una misma sensación de amenaza.  Cada cierto tiempo sueño a mis abuelas fallecidas, casualmente bien vestidas como para ir de visita,  confieso al verlas un involuntario momento de llanto. Serpientes vomitibas, anatomías humanas inconclusas y dispersas fecas humanas me han dejado sensaciones de asco. Encierro en lugares extraños y personas raras, disparos a mi cuerpo son miedo y súbito despertar. Presentarme frente a una iglesia vacía, encierro en un bunker antártico,  han sido causa de perpleja y un tanto ansiosa soledad.

Y ven el cielo y les vuelve a dar sueño y vuelven a bajar dormidos y vuelven a tocar el fondo del mar y se despiertan y vuelven a subir. Así son nuestros sueños.

Los sueños son sabias oportunidades de re conocer historias, apreciar ese dolor capaz de convertirse en fuerza. También adelanto, situarme en un inquietante futuro para mi más íntima preparación. Arrepentimientos, heroico inconsciente que me hace salir de la fila de los que se van para regresar a una misión combativa. La subida al edificio mas alto del mundo; máquinas de tiempo que me transportan sobre todo al pasado, quizás  demasiadas veces. Sexo y deseo, erectas muestras de un momento de placer. Podría dictar un manual de sobrevivencia para maremotos en los que aprendí noctámbulo a escoger montañas, objetos y corrientes auxiliadoras. Luchas guerrilleras en selvas exóticas que me dejaron un alegre despertar. Y un sin fin de paralelas experiencias reales en el espejo de mi corazón  que aprende a enfrentar el gran cúmulo de frustración en que puede convertirse el vivir. Los delfines emergen allí, como brillantes reflejos de los astros. Faros que  mi barco busca,  lugares donde fondear para así continuar la trayectoria, capitán con cuidado ropaje de grumete, observador de la tan multidimensional  partícula de arena que guarda debajo de su sombrero.
_

Te dejo link de los cinco escritos fraternos anteriores para que reconozcas tu país. Quedan tres.