114 palabras que componen un relato.



Dos relatos de 114 palabras presentados a concurso  Aniversario de la comuna de Gorbea región de la Araucanía- CHILE. El relato llamado Ritmo obtuvo premio en segundo lugar. 


El checo

El viejo del saco de los cuentos infantiles asustaba a  los niños que mal portados desafiaban  las normas que sus padres les señalaban. La imaginación del infante hace que la valentía se espante.  Pero la casualidad se impuso en Gorbea,  calle Prat sin pavimento, inicios década año 80 de sol y curiosidad.  La puerta entreabierta  estaba, encontrándome  un señor de semblante risueño con un  saco y  en su mano un tarro, haciéndome gestos para  que comida  le dejara. Salió mi madre dándole pan  con  cercana cordialidad.   Aprendí que  ojos   y escasa dentadura  no delatan  un legado de  bondad  que con mucho agrado perdura. El miedo en mí  se terminó, el personaje de la historia se transformó.  

                                                                 



Ritmo

En la historia y todos sus rincones se encuentran actores y pequeños logros por montones. Gorbea pueblo perdido para los ojos de Santiago que con la migración sureña había crecido. La década del 60, fue de jóvenes inquietos  que tuvieron una primera gran presencia. Vacío era el momento para muchachos  alegres e  independientes a muy temprano tiempo. La organización en ellos se desarrollaba, en una  vida que lentamente se transformaba. Se cuenta la historia de una conquista, una agrupación logra aparecer en una famosa  revista. Hazaña gloriosa  para un grupo que en las esquinas encontró una experiencia  fabulosa. Flores, música y  el represivo contexto social  hicieron  que  el pueblo  sintonizara  con un movimiento mundial. 

Rabia, protesta y desahogo.



Escribo en rojo para protestar
intolerancia, prepotencia y crueldad
en nombre de sagrados conceptos
intangibles y cada vez menos correctos.

Me da rabia el abuso que se justifica
los atropellos, excesos y la agresión
la creencia se vuelve manipulable
y la verdad  termina negociable.

No me parece tu regla egocéntrica
de cómoda víctima y  fiel protectora
que inamovible mantiene
una violencia que no se detiene.

No tolero el  jodido conflicto
que irresuelto aprisiona
hiere, cansa y provoca
¡ser convicto a mi no me toca!

Reclamo en silencio
mi cuerpo se queja
no enciendo el televisor
sufrir resiente el corazón.

Tiendo mucho a la tristeza
fatalidad y repentina crisis,
más sigo firme y sin dejar de repensar
al autoritarismo del planeta desterrar.

La capacidad resiliente del señor caracol.




Lleva su casa en la espalda, algunos piensan que es una carga, sin embargo la autonomía es una cómoda sensación que lo libera orientándolo en cualquier dirección. Su casa es única, vive desprendido de cables innecesarios, haciendo suyo todos los ambientes que visita. Hay lugares no del todo confortables, de esos escapa; hay veces en que se mantiene allí en alerta y otras procura balancear optando al sacrifico siempre que el fin signifique trascendencia. 

Es lento dicen algunos que al pasar lo ven. No importa  piensa, "ellos no entienden mi prioridad". Opta por lo importante dejando de lado a la rápida urgencia siempre acaparadora de atención y exigencia. Siente que tiene una conquista que es su secreto y es no darle en sus proyectos un hueco. La clave es dar tiempo para analizar situaciones y por ello no la ha enfrentado salvo frente a un par de cuestiones. Ha desarrollado una precavida comprensión, que se ha transformado en su principal seguridad frente al mundo de prepotencia y bombardeos;  discursos targiversados y descuidos exagerados.

Ajustarse a todos los ambientes es una ventaja. A veces se lamenta de su condición, pero dura poco su sentir ya que solo agradece como lema y especial actitud, abriéndose paso por un camino de baba que con la tierra que pisa ha de compartir. 

Su hogar es un espacio de escalas circulares conectadas directo a su centro. Galerías interiores, imágenes cual fotografías gigantes de múltiples situaciones adornan un lugar que pequeño se muestra, pero mágicamente cobra una dimensión lo suficientemente grande. Hasta cuartos oscuros alcanza a mantener donde guarda sus fieras y fantasmas que procura no alimentar, ni mucho menos frente a ellas ceder. No hay casa que no tenga aquellas cuestiones, de alguna manera son necesarias para dar defensa a las murallas. Se siente orgulloso por el conocimiento de su gran hogar visitado hasta el ultimo rincón que lo mantiene tranquilo y consigo mismo congraciado. 

En su centro se ha guardado, de las tempestades se ha protegido ya que funciona como sótano de gran utilidad. Recuerda haberlo visitado en casos particulares en los que siempre ha encontrado algo nuevo que traer de allí  para retomar cada prioridad. El señor caracol subió una montaña esperando dominar un gigante dragón y encontró un parásito que lo distrajo de su esfuerzo, quitando toda grata emoción. A su centro se sumergió y un baño de novedad  fue la planetaria conexión para con el viento forjar una especial amistad. En otro momento siguió una intención y se sintió equivocado, solo la trascendencia lo convencía participar en una historia demandante de toda su energía. Su casa sintió moverse después del grandioso mar que temeroso cruzó. Bellos lobos recorrían esos parajes no fijándose en sus pisadas que abrumaban todo su muy compuesto ropaje. Volvió a su centro cabizbajo y un nuevo afán entonces nació al retomar sus viejos deseos cuando le contaba sus ilusiones a la luna y su reflejo.  

Hoy el señor caracol  sigue caminando; opta por caminos con solo un norte que lo tiene analizando su gran abanico de posibilidades llamado horizonte. Decidió solo prestar atención al deslumabrante sol de vivificante calidez. Precavido solo como el ha sido, fue aprendiendo de sus antenas observadoras, quienes de pequeñas no han dejado de seguir,  la maravillosa capacidad de hacer que las flores continúen reflejando su imparable brillo. Flores de un verde campo que ingrato se queja sin darse cuenta que ese círculo luminoso jamás de su lado se aleja.



Preguntas que abren, respuestas que cierran.



¿Qué hace de un hombre un verdadero hombre? ¿qué hace de un joven un hombre ?
¿ qué hace de la existencia una vida?¿ qué hace del aburrimiento una  creación?
¿ qué hace de la experiencia una historia que contar?¿qué hace de la inseguridad fuerza para enfrentar las cosas?¿ qué hace del noviazgo un amor para toda la vida?
¿qué hace de la amistad una relación duradera?¿ qué hace de la emoción inteligencia?
¿ qué hace del sentimiento energía?¿ qué hace de la memoria un conocimiento?¿ qué hace de los padres apoyo?¿ qué hace a la familia un sustento?¿ qué hace a la paz tranquilidad para el corazón?

¿ Qué hace de la sociedad un lugar mejor?¿ qué hace a la esperanza un motivo para vivir?
¿ qué hace de la alegría felicidad?¿ qué hace al sexo amor?¿ qué hace de la muerte vida?
¿qué hace de la enfermedad sanación?¿ qué hace de una ciudad una gran ciudad?
¿ qué hace de la participación una democracia? ¿qué hace de una niña una mujer?
¿ qué hace de un político/a un servidor publico?¿ qué hace de la solidaridad justicia social?
¿ qué hace a un beso un saludo?¿ qué hace a la mentira justificativo del actuar?
¿ qué hace al humilde un débil para el mundo ?¿ qué hace de la religión  un sin sentido?
¿ qué hace a la pena convertirse en depresión ?

¿ Qué hace al trabajo manipulación de otros/as?¿ qué hace al individualismo prisión de si mismo? ¿qué hace a la vanidad un motivo para vivir ? ¿ qué hace del jefe un líder ?
¿ qué hace de un personaje publico un cara dura ?¿ qué hace de un grupo una familia ?¿ qué hace a una ciudad convertirse en comunidad?¿ qué hace de la discusión una pelea?¿ qué hace la violencia convertida en relación humana?¿ qué hace a la cobardía un alimento? ¿ qué hace a la valentía sed ?¿qué hace a las ganas de querer una vergüenza ?
¿ qué hace a la timidez encierro?¿ qué hace de las preguntas respuestas ? ¿qué hace al Paulo escritor de blog? ¿qué hace a un escritor de blog un personaje que aporta?