Octavo escrito fraterno: Tristes guerras



Continúo con la serie de entradas llamadas "escritos fraternos" en las que saludaré a los países que han tenido un gran número de visitas en este Blog. Hoy compartiré una revisión especial del poema de Miguel Hernandez llamado "Tristes guerras". Al reflexionar me doy cuenta de la voluntad de un poeta y su batallador camino a la trascendencia. Rescatar este poema es relevar a la España europea de memoria y convicciones. España de vino, pastores y olivas, con un gigante poder de transformación. Expresión y ritos de alegría colectiva por la tierra, tradición comunitaria que alimenta los gruesos árboles que dan sombra y frutos. Re leeré sus versos y escribiré prosa junto a ellos. 

Tristes guerras si no es amor la empresa. Tristes. Tristes.

¿Podrían las guerras tener causas de amor? Desafío a los lectores a expresarlo. Hablaré de luchas de convicción  para confrontarla con el inquietante seducir de la violencia en los seres humanos. Un poema de guerra es una oda de lo que no nos atrevemos a contar, crudo dolor humano esparcido por una tierra devastada. Las guerras han sido validadas como formas de resolver conflictos, pero son cada vez menos justificadas.  He descubierto a un poeta, luchador de convicción  frente a la tragedia que había ya dejado de ser una amenaza, para coger vidas en todos los rincones. Poeta comprometido, animador de la voluntad entregada, aferrado a ese futuro que se apreciaba mirando el pasado. El poeta de guerra, triste pelea por el íntimo amor, lleva la bandera de un anhelante deseo descubierto en los lugares donde se esperaba alegría. Poeta que nos previene es solidario, un visionario que nos anticipa riesgos de la vulnerable condición humana.

Tristes armas si no son las palabras. Tristes. Tristes.

¿Hay alguien que este preparado para pelear en una guerra?¿ en que lugar nos encuentra su estallido? Guerras son sacrificios, batalladora persistencia y trascendente coraje. La valentía es historia colectiva recurrente, dar palabras a la lucha es nombrar peleas cotidianas por existir sobreponiéndose a la injusticia. Injusticia que parece ganar contiendas, fue capaz de instalar su orden de mundo. Nos situamos en el lugar de los comunes o en la igualdad de condiciones, solo mediados por un enfrentamiento. Conozco luchas, años de una palabra perseverante puede convertirse en arma contundente que devele sufrimientos para ganar. La emancipación de la persona hoy más que nunca es un triunfo. Un sencillo acto puede significar libertad, puede tener el peso necesario para inclinar las balanzas y mostrar el miedo y  la ambición disfrazados de buenas intenciones. Pueblos se desgarran frente al privilegio de los poderosos de siempre. Las guerras sin muertes destruyen ilusiones, pero ganan en resistencia que es altura moral, proceso y conciencia.

Tristes hombres si no mueren de amores. Tristes Tristes.

Participar de una guerra es perderla. No hay guerras buenas, ya que son capaces de dañar el sentir más profundo. ¿Cómo lidiar con la rabiosa sensación detrás de una derrota o la inhumanidad de un triunfo a cualquier precio?¿Cómo mirar la rendición o la muerte a los ojos?. Viejos valores de patria se negocian en internet a través de una moneda, el capitalismo neoliberal casi ha terminado siendo el señor de la vida y la muerte. Hoy tenemos las guerras comerciales recientemente inauguradas. Insisto, no veo una guerra buena. El cambio de circunstancias ha producido un cambio de armamento; beligerancia y poder, lenguaje agresivo y mentira; mucha mentira y abundante falsedad. La necesidad de hoy es mostrar los dientes cuando se critica a la rígida estructura, aquella que es incapaz de actualizarse. ¿Moriremos de amor en guerras de amor? Hay escenarios donde las luchas son para mostrar quien ama menos, detrás de ello el mismo deseo oculto de dominación. Luchas apasionadas deberían prevalecer, siempre y cuando el amor nos una con sus bellas acciones expresadas en sensibles palabras.

_

Te dejo un poema de De Pablo Neruda a Miguel Hernandez en el cual rinde un sentido homenaje en el contexto de la guerra civil española

Te dejo link de la Sección escritos fraternos  para que reconozcas tu país. Queda un país que sorpresivo entró a la estadística y el que ha tenido hasta ahora el más alto número de visitantes.


4 comentarios:

  1. Lamentáblemente la realidad nos muestra que la guerra es parte de nuestra condición humana. Es una utopía casi imposible de realizar el lograr la paz mundial total e indefinida. Hasta los mismos animales pelean, ya sea por cazar, o hasta los hervíboros combatir entre machos para ver quien se aparea. Por lo tanto la violencia, más que "reprimida" (porque cuando tratan de reprimirla de una sociedad, esta, como el cáncer, vuelve de una forma bestial e irrefrenable, o una sociedad más violenta llega e impone su ley a sociedades "castradas" -recuérdense los ghettos de islamistas fanáticos violentos en Europa haciendo y deshaciendo en ciudades que los acogieron-) lo que se debiera hacer es canalizarla mediante deportes de contacto debídamente reglamentados, y el fomentar que los problemas entre dos impulsivos no se arreglen NUNCA en la calle, sino en un debido espacio deportivo.
    En cuanto a las guerras, los Nobles no debemos participar en una guerra en la que el mandatario no acuda en primera fila, ni en la que los políticos o empresarios busquen sus "excepciones" para que sus hijos no vayan. No debemos participar en una guerra que no se atenga a rajatabla a los principios de las "guerras justas", como por ejemplo:
    - Llevar una vigorosa línea de suministros para no tener que saquear los territorios.
    - Llevar una unidad de escorts bien regulada para que los soldados no tengan excusa ni se atrevan a tocar a las mujeres de la población civil.
    - Todos los prisioneros tomados al enemigo dejan de ser enemigos, excepto ante manifestación flagrante de conspiración tras nuestras líneas. etc...
    Te aseguro a que si hubieran muchísimos Nobles verdaderos en cada país, ninguna guerra de las que se han dado en los últimos 40 años se hubieran dado, pues al incumplir estos (que son sólo una muestra)requisitos, no se habrían podido llevar a cabo por falta de reclutas y elementos valiosos.

    ResponderEliminar
  2. Interesante es lo que propones. Comparto tu seguridad final. Respuestas agresivas tenemos, pero la violencia es justificación racional ya que le pones motivos a tu agresividad. El patriarcado justifica agresión a las mujeres y la supuesta seguridad nacional justifica agresión a migrantes. Yo le agregaría a lo que tu dices la necesidad de quitarle piso cultural y social a este comportamiento humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede extirpar la violencia del ser humano, puesto que esta es una respuesta instintiva, y de hecho, muchos de los componentes del llamado patriarcado (en este caso la violencia) tienen origen evolutivo, inclusive desde antes que el ser humano fuera ser humano como tal, desde que era un homínido.
      En cuanto a la agresión física a las mujeres, no es exclusiva o principalmente por el patriarcado, sino un vicio y comportamiento excecrable que se refugia ya sea entre las sociedades patriarcales, aunque también (y mucho peor) entre las zonas donde impera la impunidad.
      Recuerdo que una vez le preguntaron a una Miss USA que hacer para evitar las violaciones y las agresiones físicas a la mujer, y ella respondió inteligentemente (y por lo tanto no trascendió: pues casi siempre solo trascienden las respuestas estúpidas de las participantes en esos concursos) que ella estaba entrenada en artes marciales mixtas (si mal no recuerdo) y que por ello nunca volvió a ser agredida (antes de entrenar, en su niñez, fue agredida pero por sus compañeras de clase, con el típico "bullying").
      ¿Cual fue entonces la respuesta de las feminazis a lo dicho por ella? Pues ellas indignadas le dijeron: "para evitar las violaciones o las agresiones, no hay que aprender a pelear, más bien hay que ENSEÑAR A LOS HOMBRES A NO VIOLAR."
      ¿No notas lo absurdo de dichas ideologías? Pasan primero de "deconstruir el modelo patriarcal" a acusarnos abierta y estúpidamente a los hombres a ser violadores. Por eso es que argumento que hay que tener cuidado con ese tipo de ideologías que usan mucho la palabra "patriarcado", pues estas son las nuevas inquisiciones tales como esas instituciones nefastas apelaban mucho a la palabra "herejes".

      Eliminar
    2. bueno Zendir, solo agradecer tu comentario. Hay cuestiones con las que sintonizo y otras que no ..lo que queda claro es la necesidad de reflexionar mucho para re apropiarnos de una realidad social despersonalizada en la que un invento humano, como es el sistema capitalista a cargo de los poderosos, piensa y decide ...y lo mas triste, declara guerras y explota haciéndonos daño a todos/as.

      Eliminar