El ciclista del tren. Cuatro inicios de una historia



Un protagonista es un personaje que tiene una historia sin saber por donde comenzar. Describí físicamente a uno en un espacio particular, un tren urbano en Cataluña. Luego le agregué pensamientos sugiriendo un relato. Hoy les propongo un juego; elijan un comienzo y lo terminan. Selecciona un número y desarrolla la historia brevemente en los comentarios. El lector que lo haga se la queda. En una próxima entrada al blog se transformará en una colaboración por lo que la subiré a Internet agradeciéndole a través de sus redes sociales.

1
Serio y sin perder la atención de su entorno, la música en su oídos refuerzan sus límites respecto del tumulto que lo rodea. Viaja a bordo de un tren urbano lo suficientemente amplio para el y su bicicleta a quien lleva apegada al cuerpo. La mano es una extensión de su coraje, es fuerte como un brazo mecánico, su musculatura y venas delatan su voluntad ganadora. La bicicleta de ruta no pretende ser la versión más actual, pero si una buena amiga. Recuerdo cuando mi padre llegó con ella muy tímido, pensando que no me gustaría.  Desde ese momento la he cuidado como no lo había hecho con nada antes. Me ha servido para mis pequeñas aventuras como preparándose para una gran travesía. Cumple con los requisitos de éxito; una buena montura preparada para una ruta de velocidad, pero sobre todo por el recuerdo del cariño puesto en su entrega.  Es increíble como estos sencillos hechos transforman un objeto en tesoro.

2
Mira su reflejo en la ventana, el cabello bien moldeado escapa hacia sus ojos morenos. Mi corte de pelo es ordenado. Lleva el ritmo de la música sin perder su seriedad. Su gesto de labios denota inquietudes que lo han seguido desde hace tiempo. Fuiste especial, no había estado con alguien como tu, encontrarnos fue un momento que no olvidaré.  Sentí que todo se movía en mi estómago, esas famosas mariposas volaron por primera vez.

3
Camiseta roja y negra calza hacen muy cómodo el trayecto. Su mochila en la espalda supone transporte, equipamiento necesario para un joven que le gusta abrir nuevos espacios. Su casa, es grande y lujosa, estuve allí todo el día. De lejos me observó, salió a mi encuentro y me llevo al parque más próximo. Solo nos miramos, lentamente nos reconocimos para después de un suspiro regalarnos una palabra. Volvimos a su hogar, compartimos un zumo y me invitó a quedarme un rato.

4
Sus piernas musculosas y más bien delgadas siguen una forma curva en muslos y pantorrillas lo que muestran un cuerpo masculino en desarrollo. Marcados pómulos suponen rasgos latinos como los de aquellos hijos criados en la gran falda andina, esa que es columna del mundo, el eje vertical entre ambos polos. Me siento triste, extraño su caricia un tanto nerviosa por no saber si lo que hicimos fue lo correcto.

4 comentarios:

  1. Aquí mi continuación:
    2-:

    El vaivén del tren es un relajo que mwce sus inquietudes. La bicicleta es el recordatorio de la decisón tomada: huir del peligroso regazo de aquella muchacha.
    "De Cataluña hasta Olvidarte".
    No hay un rumbo fijo, sólo tiene claro que necesita escapar de esa fatal belleza antes de que lo consuma por completo.

    Quizás, su decisión suene a cobardía.
    Tal vez, parezca que se precipitó demasiado.
    Lo cierto es que él prefiere no arriesgar el pellejo y recorrer el mundo libremente.

    El fin del recorrido se encuentra en Badalona. Allí se baja, monta su bicicleta emprendiendo el vuelo hacia su libertad...
    De pronto, pasa un auto y le atropella, dejándolo herido de muerte.
    El conductor se baja para ver lo ocurrido: Había atropellado a quién más amaba.
    El fallecido ciclista fue atropellado por la chica de quién intentaba escapar. Su blicicleta estaba casi intacta. En ella, había un mensaje sobre papel entre los rayos de la rueda:
    "Escapo de un fallecimiento inminente. Me cautivó tanto tu fuego que temí quemarme y escapé. Pero no lo logré".

    Dicen que el Amor busca el bien del otro. Pero jamás se sabe el verdadero impacto que producirán nuestras decisiones tomadas por Amor.

    Amor 0 - Infortunio 1.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu historia, la subiré como entrada la primera semana de marzo. Inquietante final..!! Nos seguimos en contacto.

      Eliminar
  2. Recuerdo con tanto dolor a mi padre, quien murió hace ya 7 años de un infarto fulminante. Aunque ahora ya se me ha explicado que una cadena de descuidos que tuvo, y una condición previa que padecía desencadenaron en su final intempestivo, todavía me asaltan pensamientos nocturnos, cargados de culpa, que susurran en mis oídos diciendo que yo lo maté, que le causé ese dolor que acabó con su vida… ¡Maldición! Yo no escogí ser homosexual, haber nacido con esta condición tan señalada por mucha gente.
    Yo nunca quise causarle este dolor a mi padre, pero eran tantas sus presiones para que me casara con Laura, mi novia “de cara a la sociedad”, e inclusive tanta la insistencia (que no es nada usual en las otras familias) para que yo me acostase con ella, que tenía que parar todo esto. Le tuve que decir lo que ya de todos modos el veía obvio, lo inevitable de mi condición… un par de semanas después él estaba quieto en su caja, como un ángel dormido…
    Por eso quiero participar en esta carrera extenuante, no importa si la gano o si muero en el intento: quiero sacar todo esto, de algún modo expiar mis culpas y castigar a este cuerpo que se niega a responder a eso que la sociedad hipócrita llama “los impulsos naturales”, sin importar que la condición que predispuso a mi padre a morir antes de tiempo sea hereditaria, pues si caigo, habré caído expiando mis culpas de manera física, pero haré todo lo posible por ganar este triatlón… Nada ni nadie puede detener a un hombre sin esperanzas.

    ResponderEliminar
  3. gracias zendir, buen relato... me coordino contigo por interno, dejamos la historia para la primera semana de abril. o quizas antes depende lo que hablemos. la historia queda para ti.. la subire y te agradecere a tus redes.. un abrazo

    ResponderEliminar