Observo


La niebla de la soledad cubre mi ansiosa libertad. El sentir colectivo hace de la esperanza una política. La alegría tiene color de ausencia en las historias de los caminos. Hay pena de rincones en la madera rígida que clava la Fe y tradición. Una soberana sonrisa, vaivén de preocupación. Libre delantal coquetea su cocina en los muslos. Manos culinarias y aromas de conversación. Su bandeja es un sol en el que orbitan planetas lejanos. La pared memorial se levanta y los recuerdos acaban la sed. La barra sostiene miradas hacia el horizonte de risas destellantes. Las mujeres con dueño y únicas realidades animan los televisores con eléctricos sonidos en aquel pueblo hundido y memorial. Bebidas abundantes de gaseosa infancia y coloridos paseos. Desafiantes licores juveniles de iniciadora embriaguez. Vinos de la noche, compañeros de la pasión; vinos del día, con la familia y amistades una gran celebración. Mi apetito tiene deseos plateados, sostenidos en una mano triste de lunar dorado. Escribir calma y convierte. Mi mundo se abre, lo veo en tus ojos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario