Tarot introspectivo para el recuento anual.


                       Alguna vez, lleno de inquietudes enfrentaba cambios que jugaban con mis sensaciones y las deudas que mantenía conmigo mismo. Fue en ese momento que reconocí ciertas sincronías que se unieron conformando una cadena para conducirme al Tarot. Siempre me ha entusiasmado el carácter misterioso de una elección, más si me enfrenta con un espejo de coloridos símbolos. Con el tiempo y el estudio, descubrí que los rasgos y los arquetipos allí reunidos son condición humana y vivir cotidiano.

                        La clave Tarot hace presentes sus colores y formas de relación al mundo real. Para mi, es un juego introspectivo desde un sistema de representaciones que me invita a la metareflexión. Hoy reviso el tiempo transcurrido y medito. Analizo mis experiencias y las comparto. Es un aprendizaje relevante al momento de proyectar mi saber hacia los que quieran. Los arquetipos de las principales situaciones serán mi compartir, junto a una carta aliada que guió el período desde la noche de año nuevo.

                          El ermitaño, si bien jamas me he sentido solo, en un inicio habían condiciones físicas que me llevaron a reconocer la montaña en la que estaba construyendo mi futuro. El bastón para apoyarme y un farol para espantar las sombras fueron mis amigos. Energía y ganas para despejar, sentir y pensar lo que venía por delante. El papa comunica, transmite saberes, vivencias que conectan planos. En la práctica, se construyó un espacio de lectura mirando a los demás como no lo había hecho antes. Fue gratificante la interpretación de este código de figuras apreciadas en conjunto para la comprensión de situaciones de vida. Un Papa transmite mensajes superiores al plano físico, es centro del circulo virtuoso y eje conector de planos. La estrella llega a ocupar un lugar en el mundo, es situarse y entrar, reconocerse importantes a pesar de la distancia. Fue encontrarme en una posición central, universo de lineas rectas donde la frescura baña las frustraciones y nostalgias. Fresco río de amable caudal que ordena las células para crear formas y fortalecerlas con los nutrientes sagrados de agua y luz. El juicio es reflexión y renacimiento, momento sostenido por un circulo protector que eleva como parte de un renacimiento inevitable. Las tumbas quedan vacías cuando la conexión mística logra atar lazos de fraternidad. Los tejidos resultantes de aquellos círculos, cubren y unen para una reconciliación de formas y fondos. Llanto por un padre ausente, refuerzo de una orgullosa convicción de autonomía frente al dolor. La luna cambiante brilla mostrando la necesaria potencia de las certezas; un respaldo emocional, un íntimo apoyo. En este cierre de ciclo estoy cerca de la luna, oscura y sensorial lumbrera; paciencia, perseverancia y certidumbres casi devoradas por los monstruos que se ocultan  en confusas estelas de niebla. Vivo la luna; mística y creadora, misteriosa expresión de cambios y fantasías.

                           El mago, mi carta aliada de este año, fue potencia,  principio y respaldo, pero también inexperiencia y la adolescente necesidad de apoyo a pesar de contar con lo necesario. Son herramientas y fórmulas acompañadas muchas veces de incertidumbre. Mago en el presente es escribir, proceso alquímico conectado necesariamente a la vivencia. Creación de alternativas para un principio de conciencia y potencial de transformación. El Mago son palabras cargadas de unidad para un futuro, que como tal, aún no es reconocido.

_

link recuento 2017- 2018

https://laventajadenocontenerse.blogspot.com/search?q=tarot

2 comentarios:

  1. me gusta mucho tener una ayuda del tarot con la Baraja española se siente una conexión fuerte al tener la lectura, siempre e creído que ayuda mucho encontrarse con uno mismo y apoyar nuestra fe con esto sin duda!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, es un proceso paulatino conectar con las barajas. El tarot de Marsella me ayudó a entender y reflexionar bastante. Se puede escoger la que mejor convenga en el caso de los arcanos menores, en los arcanos mayores soy más clásico, no cambió las mías. Un abrazo.

    ResponderEliminar